Se aprueba el desalojo de la Escuela de las Artes con la esperanza de regularizar su actividad

El pleno extraordinario celebrado en el día de ayer, 30 de junio, abordaba en su último punto la extinción de la ocupación en precario del Edificio Municipal de la Milagrosa, conocido como Escuela de las Artes. La propuesta de Alcaldía consistía en desalojar el edificio para poderlo destinar a garantizar servicios públicos, después de que se lleve haciendo uso privado de estas instalaciones desde 2012.

 

No obstante, la oposición mostró su repulsa ante el cierre de la Escuela de las Artes aludiendo a que esta decisión obedece a intereses políticos y electorales al tiempo que se atenta contra los beneficios culturales.

 

En primer lugar, el concejal de Marchena 100% lamentó que sus ocupantes fueran catalogados de “ocupas” al considerar que su labor forma parte de una realidad cultural que enriquece nuestro pueblo. Parafraseando a Unamuno, rogó al Gobierno que pensara en Marchena y achacó que el coste cultural que va a tener para el pueblo va a ser muy superior al político por evitar un gasto, que, según este concejal, es ínfimo.

 

En esta línea, el portavoz de Ciudadanos se refirió a la labor de la Escuela de las Artes como patrimonio inmaterial y recriminó que la situación actual devenga de la promesa del exalcalde Juan Antonio Zambrano, agravada por una falta de control y una dejadez que van a pagar los ciudadanos, según apunta. Ciudadanos se preguntó por qué no se regula este asunto e instó a alcanzar un acuerdo y abrazar un compromiso.

 

También el Partido Popular rogó a la bancada de la primera edil que reconsiderase su postura y recordó que sus trabajadores pasaron por una oposición. Los populares formularon asimismo una serie de preguntas, entre las que se encontraban qué mal podía causar al pueblo de Marchena y replicaron que se trata de una medida que ataca a la cultura y desvirtúa este edificio. Se solidarizó con los profesores y alumnos de la Escuela de las Artes y algunos de ellos, al terminar el pleno, los recibieron en las puertas del ayuntamiento entre aplausos.

 

Por su parte, la alcaldesa de Marchena dedicó su intervención a explicar la realidad jurídica que subyace de fondo afirmando que se está intentando tergiversar la situación. Según manifestó la alcaldesa, la bolsa que se abrió en 2005 tenía una duración de 3 años y, sin embargo, una vez concluido este plazo, los profesores continuaron beneficiándose de su posición sin incurrir en una nueva bolsa. El argumento señalado por el equipo de Gobierno apunta a que la escuela fue suprimida en 2012 y desde entonces ha estado ofreciendo un servicio privado en un edificio público. Por otro lado, la primera edil ha recordado que su rol reside en defender la necesidad superior de servicio público y la legalidad, pues desde que fue suprimida en 2012, su situación ni era legal ni se estaba destinando el edificio municipal con fines públicos, al no estar sus integrantes constituidos como asociación. Al final, expuso el proyecto público de biblioteca, ampliación archivo municipal que tienen pensado para estas instalaciones.

 

Con respecto a los afectados por esta medida, el abogado de buena parte de los monitores de la Escuela de las Artes, Pablo Gallego ha explicado así el acuerdo plenario.

 

Ante el argumento esgrimido por parte del equipo de Gobierno en lo referente a su ilegalidad, la contraparte considera que la escuela sigue funcionando y sostiene que la solución no es judicializar el asunto ni crear polémica, sino ofrecer una alternativa habitacional para que se sigan desarrollando estas actividades.

 

Durante la sesión plenaria, la alcaldesa declaró que podrían regular la situación si se hacían asociación. Pero el letrado Pablo Gallego, ha querido matizar que, aunque se hagan asociación labor que presta desde el 2012 es una labor semipública, por lo que contempla una parte privada y esa pública que va más allá de la terminología jurídica de asociación.

 

El abogado se ha referido al pleno del 30 de junio como una fecha importante junto al que tuvo lugar en 2012, año en el que se inició el cambio de gestión de la Escuela de las Artes.

 

Aunque desde el gobierno aseguran que desde 2016 se lleva anunciando la intervención municipal y tratando de llegar a un acuerdo, la oposición, en la misma línea que los monitores de la escuela recrimina una falta de diálogo y negociación.

(Visited 1 times, 1 visits today)

Entradas relacionadas