Rafael López Ordóñez, primer atleta con discapacidad en concluir los 101 kilómetros de Ronda

La prueba de los 101 kilómetros de Ronda ha sido el último gran reto que ha superado el triatleta marchenero Rafael López Ordóñez, que se ha convertido en el primer deportista en silla de ruedas en concluirla, apoyado por el equipo Ultreya, compuesto por cuatro marcheneros; Titín Fraile, Luis Andrés, Ángel Vázquez y el propio Rafael, además de los rondeños José Luis Vadillo y Molina y varias personas en labores de avituallamiento. Todo el equipo llegaría con un tiempo de 19 horas, por debajo de las 24 horas de límite marcada por la organización, en medio de un ambiente de gran apoyo y muy emotivo.
 
La dureza de esta prueba que recorre varios pueblos de la Serranía de Ronda y en la que tomaron la salida unos 8.000 participantes, es tal que se produjo un 48 por ciento de abandonos. Llegaron a Ronda los integrantes del equipo Ultreya con 19 horas de entrenamiento, 123 kilómetros recorridos y 4.000 metros subidos a sus espaldas.
 
Los 101 kilómetros, que ofrecen un perfil casi de dientes de sierra continuamente en lo que es el mapa de la carrera, presentaron un desnivel acumulado de 2.700 metros.
 
Rafael López Ordóñez, que en estos momentos ha protagonizado ya cuatro de las ocho subidas a picos andaluces que se marcó como objetivo el pasado año, tenía una nueva cita con la montaña, de la que acaba muy satisfecho por ser el primer deportista con discapacidad en superarla, destacando el trabajo en equipo de todos los componentes del Ultreya, en especial de los rondeños conocedores del circuito.
 
La coordinación entre los integrantes del Ultreya y su espíritu de equipo destacaron por encima de todo, desde la preparación de los entrenamientos y artilugios de la silla de Rafael López Órdoñez, hasta la finalización de la prueba, cuando todos llegaron juntos a la línea de meta.
Uno de los puntos más conflictivos del recorrido fue la subida a la Torre del Moro entre el kilómetro 80 y el 89, según indican ambos deportistas.
 
Los deportistas marcheneros destacan la belleza de los paisajes de pueblos y sierras y la entrega del público al paso de los atletas, así como el apoyo que han sentido por parte de los legionarios, organizadores de los 101 kilómetros de Ronda.
 
Los momentos emocionantes y la amistad fraguada entre los componentes del equipo Ultreya, quedarán para el recuerdo de cada uno de ellos.
 
Por último, Rafael López Ordóñez se ha sentido muy halagado de las felicitaciones de personas en su misma situación que se han sentido espoleados a seguir haciendo deporte, tras comprobar una nueva gesta del marchenero.
(Visited 247 times, 1 visits today)

Entradas relacionadas