Las ayudas de alquiler de la Junta se podrán solicitar desde hoy también de forma presencial

Tal y como avanzamos ayer, hoy se ha abierto el plazo de solicitud de las ayudas de alquiler que ayudarán a mitigar los daños económicos y sociales que ha desencadenado la crisis sanitaria. La delegada de Asuntos Sociales del Ayuntamiento de Marchena, Mercedes Abadía, ha informado de que esta apertura cuenta con la novedad de que ya no será obligatorio hacerlo de forma telemática con el certificado digital, sino que también se suma la posibilidad de hacerlo de forma presencial.

La edil ha querido destacar que el código DT alfanumérico que se le ha asignado a esta ayuda (O000229445) comienza con una letra o seguida de tres 0, para evitar confusiones.

También es importante recordar los requisitos que debe cumplir la persona solicitante. Entre ellos incluyen ser titular de un contrato de arrendamiento de vivienda habitual y permanente que se encuentra al corriente en el pago de la renta correspondiente a enero, febrero y marzo de este año, así como encontrarse en una situación de vulnerabilidad económica y social sobrevenida a raíz de la crisis sanitaria, ya sea en situación legal de desempleo o afectada por un expediente de regulación de temporal de empleo o haya visto reducida su jornada laboral. En el caso de los trabajadores por cuenta propia, haya cesado su actividad o reducido el volumen de facturación al menos un 30%.

Ni la persona arrendataria ni ningún otro miembro de la unidad familiar puede mantener lazos de parentesco con el arrendador, ni podrá ser propietaria de alguna vivienda en España, aunque en este punto se contemplan excepciones.

En definitiva, el conjunto de los ingresos netos de los miembros de la unidad familiar no debe sobrepasar en el mes anterior a la solicitud de la ayuda los mil seiscientos euros. Aunque en el caso de que alguno de los miembros tenga declarada una discapacidad superior al 33% u otras enfermedades que le impida realizar una actividad laboral, el límite se eleva hasta los dos mil euros, dependiendo del nivel de discapacidad.

Asimismo, el límite continuará incrementándose por cada hijo a cargo en la unidad familiar. También se tendrá en cuenta la relación que se produzca entre los gatos y los ingresos del solicitante. De forma que la renta arrendaticia sumada a los gastos y suministros básicos, es decir, el coste de la electricidad, el gas, el agua o los servicios de telecomunicación fija y móvil, debe resultar igual o superior al 35% de los ingresos netos correspondientes al mes de junio.

Por otro lado, Mercedes Abadía recuerda a los marcheneros que, aunque el plazo para su solicitud es hasta el 30 de septiembre, al tratarse de una ayuda por concurrencia no competitiva, lo mejor es que se solicite cuanto antes para recibir una respuesta lo más rápido posible.

(Visited 1 times, 1 visits today)

Entradas relacionadas