La inexistencia de obras de drenaje, entre las causas del accidente de tren de Arahal

(PUBLICA RTVMARCHENA)

El accidente del tren de media distancia Málaga-Sevilla, que descarriló el 29 de noviembre de 2017 a su paso por Arahal y en el que resultaron heridos 31 de sus 59 ocupantes, entre ellos varios marcheneros, se debió a la falta de “consolidación y desguarnecido de la vía producido por la acumulación de agua en el terreno, al producirse el desbordamiento de los cauces próximos a la misma”. Así, lo recoge el Diario de Sevilla que alude además, entre otros motivos y como factor añadido al siniestro, la «inexistencia de obras específicas de drenaje» para poder salvar la línea de las fuertes lluvias registradas y de las posibles complicaciones que de ellas se derivaran. Esta es una de las cinco conclusiones a la que llega el informe elaborado por la Comisión de Investigación de Accidentes Ferroviarios del Ministerio de Transportes, al que hace referencia este periódico.

El informe oficial, que tiene fecha del 24 de enero pasado y ya ha sido entregado al juzgado de Marchena que investiga el siniestro, establece como causa directa del accidente que el descarrilamiento tuvo lugar como «consecuencia de la súbita alteración y deformación de la vía, con desconsolidación y pérdida de elementos de la superestructura, al ser sobrepasada por la altura del agua debido a las inundaciones por fuertes lluvias que ocasionaron el desbordamiento de los cauces de los ríos próximos, provocando una fuerte avenida de agua y un arrastre de los materiales de la vía».

Además de la inexistencia de las obras de drenaje, el informe oficial, al que hace referencia el Diario de Sevilla en su publicación, señala como «causa subyacente» del siniestro que a la hora de realizar el proyecto de la línea férrea «no se han tenido en cuenta en el diseño las condiciones topográficas, hidrológicas e hidráulicas de la zona”.

A raíz del siniestro del tren en Arahal, la Comisión de Investigación de Accidentes Ferroviarios ha realizado una triple recomendación a la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria (AESF) que deben ser desarrolladas por Adif.

En primer lugar, aconseja el diseño de un «protocolo para la identificación y revisión de puntos y tramos con riesgo de inundación por desbordamiento de ríos y arroyos que puedan afectar a las vías férreas».

También recomienda que se estudie la implantación de un protocolo o procedimiento operativo para «coordinar las informaciones sobre posibles avenidas o crecidas de los cauces fluviales detectadas por las confederaciones hidrográficas, que puedan afectar a las vías férreas, y la interpretación de esos datos».

Por último, recomiendan modificar el Manual de Prevención y Gestión de Incidencias del Plan de Contingencias «en lo relacionado con el tratamiento de las lluvias y de los fenómenos extraordinarios que acontecen».

(Informa Mari Carmen Romero)

(Visited 1 times, 1 visits today)

Entradas relacionadas