El PP exige la compra de test y la renuncia de los sueldos de liberados y personal de confianza

La portavoz del PP en Marchena Esther Álvarez ha dado a conocer a través de una comparecencia pública el plan diseñado desde su partido para hacer frente a la crisis por el coronavirus en nuestra localidad. En él se recogen un total de 21 medidas que se espera sean tenidas en cuenta desde el equipo de gobierno ya que se asegura que son factibles después de haber estudiado el presupuesto municipal previsto para 2020.

Junto a la renuncia de los sueldos de los concejales liberados y el personal de confianza, algo propuesto también desde diferentes grupos políticos, la popular exigirá al gobierno de la nación que posibilite a los Ayuntamiento el uso al 100 por 100 de su superávit y remanentes.

Otra de las medidas pasa porque todas las cuantías presupuestadas para fiestas y eventos que no se van a llevar a cabo se destinen a la lucha contra el covid-19, sumándose al fondo de contingencia ya existente en los presupuestos, consiguiéndose así, afirman los populares, una importante cantidad económica con la que se exigirá en primer lugar al Ayuntamiento la compra de test.

En otro orden de cosas, desde el PP se apuesta por la eliminación de impuestos como el de la basura, la cuota del comercio ambulante, la bajada o suspensión del IBI, así como la eliminación de la tasa de veladores y la ampliación de dichos espacios.

El grupo popular entiende como algo primordial que se pongan en marcha ayudas directas a empresarios, autónomos y comercios.

Esther Álvarez también pedirá la suspensión de cuotas de actividades deportivas y culturales, así como completar con fondos propios Planes de Empleo que lleguen de otras administraciones, poner en marcha planes de emergencias municipales y el aumento de las subvenciones de las entidades que están ayudando al suministro de alimentos a familias vulnerables.

Otra de las medidas propuestas por el PP está encaminada a dotar a los trabajadores municipales, así como a los del Centro de Salud de Marchena, de elementos necesarios para su seguridad y protección en torno al covid, y que el presupuesto inicialmente previsto para determinadas obras, se destine a la lucha contra el coronavirus que es lo que debe de primar ahora.

La última medida presentada, y sobre la que se espera sea una realidad por parte del equipo de gobierno, es la petición de que los concejales liberados, así como el personal de confianza renuncien a su sueldo durante los meses de marzo y abril, quedando para el próximo ejercicio presupuestario un total de 5 personas liberadas como máximo.

MÁS DECLARACIONES EN EL VIDEO DE LA NOTICIA

(INFORMA MARI CARMEN ROMERO)

(Visited 1 times, 1 visits today)

Entradas relacionadas