Eduardo García: “El decrecimiento no es una opción ética, es un hecho en un mundo con menos recursos”

 
El catedrático por la Universidad de Sevilla, Eduardo García Díaz, ofreció una ponencia, con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente, organizada por el Taller Verde-Ecologistas en Acción de Marchena y celebrada en el salón de Plenos del Ayuntamiento de Marchena. La escasez de combustibles fósiles, las consecuencias para la biosfera del modelo lineal de desarrollo de la producción energética y económica en general, y un cambio climático que crece exponencialmente, fueron algunos de los temas tratados en la charla.
 
El ponente, vinculado al movimiento ecologista en Montequinto, comentó que la civilización humana avanza hacia un precipicio ante el que hay evidencias que puede caer, debido al “egoísmo, estupidez y psicopatía” de unas clases dirigentes que sobreponen el beneficio individual a cualquier tipo de interés común.
 
Eduardo García Díaz también refirió que “el ser humano no sale de su zona de confort”, pues, a pesar de que reconoce la gravedad del problema del cambio climático, no actúa para que se reduzcan sus incidencias.
 
El ponente explicó cómo el metabolismo lineal generado por el sistema de producción del hombre, crea disfunciones tales que imposibilita a la biosfera asimilar el carbono generado en los últimos 200 años o produce una situación de cambio climático, consecuencia del egoísmo individual de las clases dirigentes, que ponen sus intereses por encima de la supervivencia.
 
García Díaz expuso que la sociedad debería estar preparándose e invirtiendo en alternativas a los actuales modelos económicos, ya que es un hecho científico que viviremos en un mundo con menos recursos.
 
Respecto al cambio climático, ofreció explicaciones de por qué el aumento de la temperatura será progresivamente mayor a más alta velocidad.
 
Asimismo, puso de manifiesto que sustituir el carbón, gas y petróleo (85 por ciento de la energía que se produce) por energías renovables, es ya a estas alturas imposible.
 
Eduardo García Díaz compartió la reflexión de que el ser humano biológicamente está preparado para la cohesión social y que nuestro sistema biológico se ve forzado por el modelo de estrés y competitividad excesivos en el que vivimos.
 
Entre las alternativas que ofreció, puso de relieve la permacultura, ofreciendo datos de la rentabilidad humana, ecológica y para la supervivencia que se dan en ella, si bien requiere de voluntad política para implementarse.
 
El ponente insistió en que el modelo económico dominante es “profundamente acientífico” por cuanto cree que fuera de él no hay nada.
 
Por último, auguró una “reacción inevitable” de la sociedad, cuando la crisis de recursos se extreme aún en mayor medida, si bien lamentó que la percepción del riesgo en el ser humano se limita normalmente a lo inmediato.
(Visited 26 times, 1 visits today)

Entradas relacionadas